Dejamos siempre las huellas Baudilianas de la literatura.